Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Flickr Síguenos en YouTube

THE-DARKNESS-2015-01

Reconozco que no nunca he sido un gran fan de The Darkness, es más hasta presente solo había escuchado su disco debut y tampoco es que tuviera un impacto relevante en mí. Creo que a día de hoy disfruto más canciones como “Stuck In A  Rut”, “Black Shuck” o “I Believe In A Thing Called Love” que en su día. Pero casualidades de la vida, le he dado una oportunidad a su nueva obra, `Last Of Our Kind´, y he de reconocer que estamos ante uno de mis discos del año.

 

Disco de corta duración, no superior a 40 minutos, con diez cañonazos de hard rock, atrás parece que quedan las canciones grandilocuentes que encaraban en su primera etapa. A modo biográfico del grupo, `Last Of Our Kind´ supone su cuarto trabajo, segundo tras el descanso que se tomaron como grupo, donde formaron proyectos paralelos como Hot Legs, por parte de su líder y cantante Justin Hawkins.

 

Barbarian” abre la lata, el tema más circense de todo el disco, de hecho el propio grupo lo bautiza como “rock medieval”. Con un pesado riff de guitarra enlazado a la perfección con un pegadizo estribillo, todo ello decorado con los falsetes de Justin que inunda a lo largo del tema. Llega “Open Fire”, para servidor el mejor corte de todo el trabajo, un pedazo de artefacto hard rockero, con un riff simple pero efectivo y un estribillo propio de The Cult época `Sonic Temple´. Sin duda una de las canciones del presente año.

 

 

Bajamos las revoluciones con el tema título, “Last Of Our Kind” con una intro des acústica y un estribillo inundado por los falsetes de su líder, adornado con un bonito solo a la vieja escuela. Quizá sea la canción que recupere el sonido más clásico de su disco debut, personalmente me recuerda a “I Believe A Thing Called Love”. Continuamos con “Roaring Waters”, un tema con una sección rítmica calmada pero que gradualmente va in crescendo hasta acercarse en fases a unos Queen más aguerridos. El estribillo es totalmente adictivo.

 

Llega la primera balada del disco, “Wheels Of The Machine”, un tanto tediosa. Sonidos de sintetizadores y un heavy riff de guitarra para el siguiente tema, “Mighty Wings”, con una sobredosis final de notas agudas. “Mudslide” recupera el rock más directo, al más puro estilo AC/DC. “Sister O Sarah” es puro pop, muy del estilo “Friday Night” de su primera obra, con un sonido A.O.R. extra cargado de azúcar.

 

Con “Hammer & Tongs” sacan a relucir el rock chulesco propio de los Stones, y cierra el plástico  la balada “Conquerors”, que en esta ocasión es el bajista, Frankie Poullain, quien se encarga de la voz principal, dándole un toque personal pero, no obstante, imita el inconfundible estilo de su jefe.

 

En resumen, buen disco de los londinenses, cargados de buenas guitarras y pegadizos estribillos, que en definitiva es lo que se le pide a un disco de rock. Si no le haces ascos a los falsetes marca de la casa, sin duda este disco te encantará. Para servidor, uno de los discos del año.

 

*Discográfica: Kobalt Label Services/Wind-Up Records

 

Toni Martos

Puntuación: 9/10


27/11/2015 - 10:56